Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Último momento

detalle de esta foto

23/07/2012 - números en rojo

Una tregua que parece precaria

De­can­ta­do el im­pac­to ini­cial que al­can­zó el anun­cio de que Cris­ti­na Kirch­ner iba a au­xi­liar a Da­niel Scio­li pa­ra que pu­die­ra com­ple­tar ya el pa­go del agui­nal­do a los em­plea­dos pú­bli­cos de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en uno y otro cam­pa­men­to se con­so­li­da la idea de que esa de­ci­sión al­can­zó ape­nas pa­ra ins­ta­lar una tre­gua pre­ca­ria, que ubi­ca en ri­gor a la Pre­si­den­ta y al go­ber­na­dor tan le­jos de la paz co­mo lo es­ta­ban ha­ce una se­ma­na.
 Los ana­lis­tas creen que la pri­me­ra ra­zón que aten­dió la Ca­sa Ro­sa­da pa­ra pa­sar de la con­sig­na "que Scio­li se arre­gle so­lo" a de­ci­dir una asis­ten­cia que sa­ca­ra al go­ber­na­dor de la cri­sis del agui­nal­do en cuo­tas fue apor­ta­da por las en­cues­tas.

      De­bi­do a los son­deos

 Diversos son­deos de­cían que el es­ta­lli­do de los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros de Bue­nos Ai­res afec­ta­ban la ima­gen de Cris­ti­na más que la de Scio­li. Y mos­tra­ban una ten­den­cia cre­cien­te en la so­cie­dad a con­si­de­rar que la Ca­sa Ro­sa­da te­nía la obli­ga­ción de ayu­dar a la pro­vin­cia.
 De la di­men­sión de la pro­vin­cia sue­len to­mar no­ta -no só­lo aho­ra- en el res­to del país en si­tua­cio­nes de cri­sis. El agui­nal­do en cuo­tas afec­ta­ba a me­dio mi­llón de tra­ba­ja­do­res, una ci­fra de dam­ni­fi­ca­dos que, con sus fa­mi­lias, se ele­va­ba a dos mi­llo­nes de per­so­nas.  El 5% de los ar­gen­ti­nos. El 15 por ciento de la po­bla­ción de la elec­to­ral­men­te de­ci­si­va área me­tro­po­li­ta­na. Los pa­ros de los do­cen­tes en re­cha­zo a esa me­di­da afec­ta­ron a las fa­mi­lias de 2.400.000 chi­cos que asis­ten a es­cue­las pú­bli­cas bo­nae­ren­ses y re­pre­sen­tan el 34 por ciento del to­tal del alum­na­do de co­le­gios es­ta­ta­les del país.
  La aten­ción en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y en los tri­bu­na­les de la pro­vin­cia se re­sin­tió por las pro­tes­tas de pro­fe­sio­na­les y em­plea­dos.

            In­te­rro­gan­te

 Con esos uni­ver­sos re­be­la­dos o pro­fun­da­men­te mo­les­tos -po­cas co­sas irri­tan más a los pa­dres que las com­pli­ca­cio­nes que ge­ne­ran los días sin cla­ses-, los son­deos mos­tra­ron que una pre­gun­ta se iba im­po­nien­do: có­mo es po­si­ble que en un país cu­yo Go­bier­no cen­tral tie­ne to­dos los días bue­nas no­ti­cias pa­ra dar y re­cur­sos pa­ra re­par­tir y ofre­ce su mo­de­lo eco­nó­mi­co a un mun­do en cri­sis, la pro­vin­cia que con­cen­tra al 40% de la po­bla­ción cai­ga en di­fi­cul­ta­des tan ma­yús­cu­las co­mo pa­ra no po­der pa­gar si­quie­ra en tiem­po y for­ma to­dos los com­po­nen­tes sa­la­ria­les de su per­so­nal.
 To­do in­di­ca que fue­ron esos fac­to­res y esas "lec­tu­ras" los que de­ci­die­ron a la Pre­si­den­ta a or­de­nar el di­se­ño de un apor­te que per­mi­tie­ra com­ple­tar ya el pa­go del agui­nal­do bo­nae­ren­se.
 Y fue­ron tam­bién esos ele­men­tos los que de­fi­nie­ron el for­ma­to en que fue pre­sen­ta­da la me­di­da: era la Pre­si­den­ta la que "po­nía" los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que los tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do bo­nae­ren­se pu­die­ran ter­mi­nar de co­brar ya el be­ne­fi­cio; un au­xi­lio anun­cia­do pri­me­ro por su mi­nis­tro de Eco­no­mía, y lue­go por la pro­pia Cris­ti­na, in­clu­yen­do la inu­sual mo­vi­da de de­jar in­gre­sar pe­rio­dis­tas y cá­ma­ras a su des­pa­cho pa­ra que mos­tra­ran la fir­ma de los do­cu­men­tos co­rres­pon­dien­tes.

               Par­tes de gue­rra

 Pe­ro no se es­ta­ba fir­man­do "la paz con Si­ria", co­mo bien lo acla­ró la pro­pia je­fa de Es­ta­do. Y en lo ges­tual, los es­ta­dos de áni­mo pu­die­ron más que las in­ten­cio­nes. Fue­ron los ros­tros de los pro­ta­go­nis­tas de esas es­ce­nas -y so­bre to­do el de Scio­li, con su fa­ma de im­per­tur­ba­ble al­go aja­da- los que mos­tra­ron que la pla­ta ha­bía apa­re­ci­do pe­ro la ten­sión no ha­bía ce­di­do, y, por lo tan­to, tam­po­co sus cau­sas.
  La ayu­da de la Na­ción -600 mi­llo­nes de pe­sos-, por lo de­más, fue con­ce­di­da ba­jo las im­pia­do­sas con­di­cio­nes de "el mer­ca­do": un prés­ta­mo a un año de pla­zo a una sa­la­da ta­sa del 17,5% anual.

     Un conflicto de fon­do

  La gue­rra de fon­do, en tan­to, si­gue ex­pla­yán­do­se sin pau­sa en es­ca­ra­mu­zas di­ver­sas. El vier­nes mis­mo, el mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, Ju­lio De Vi­do, des­ple­gó -como ya lo hi­zo va­rias veces en los úl­ti­mos tiem­pos- otra de sus reu­nio­nes con in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas pa­ra la de­fi­ni­ción de obras en los mu­ni­ci­pios; una po­lí­ti­ca en la que ya se pres­cin­de ab­so­lu­ta­men­te de la Go­ber­na­ción bo­nae­ren­se.
  Han vuel­to a ser dia­rios los ac­tos del vi­ce­pre­si­den­te de la Na­ción, Ama­do Bou­dou, en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se. La Cám­po­ra apu­ra y ex­tien­de sus "jor­na­das de tra­ba­jo" en ba­rrios del co­nur­ba­no. Y en la Le­gis­la­tu­ra bo­nae­ren­se el
cris­ti­nis­mo se pre­pa­ra pa­ra dar allí las ba­ta­llas más re­le­van­tes del se­gun­do se­mes­tre.
  
Ma­ri­sa Al­va­rez
NA