Portada > Locales > Nota > 12/08/2012
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

una historia sin fin

Gamsur dejó Río Tercero y ahora el Municipio debe pagar

La empresa mixta tiene que afrontar indemnizaciones a 58 trabajadores. Por eso, volvió a pedirle un auxilio a la Municipalidad. El Concejo analiza un proyecto para desembolsar otros 2,5 millones de pesos

Gamsur es la historia sin fin. La empresa mixta ya no presta el servicio de higiene urbana en Río Cuarto, casi no tiene empleados, no se le ve por la calle, pero sigue siendo un peso para la Municipalidad. Ahora, el gobierno de Juan Jure pidió autorización al Concejo Deliberante para destinar 2,5 millones de pesos a pagar las indemnizaciones que generó la salida de la mixta de la ciudad de Río Tercero, donde prestó servicios hasta el mes pasado.

Cuando se conoció que Gamsur debía indemnizar a los 58 empleados que tenía en Río Tercero, se le consultó al presidente del directorio, Hugo Díaz, cómo haría para pagar una empresa que se ha quedado sin ingresos. Aseguró que la mixta tenía por cobrar los mayores costos que la Municipalidad de Río Tercero no le pagó y, además, que liquidaría bienes que tiene en aquella ciudad y que alcanzarían para cubrir casi en su totalidad el monto de las indemnizaciones.

Sin embargo, acaba de ingresar al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que desmiente al titular de Gamsur. El artículo 1 de la iniciativa dice: “Autorízase al Departamento Ejecutivo Municipal a efectuar pagos por indemnizaciones laborales, cargas previsionales, sociales y/o sindicales, o deudas vinculadas a ellas, debidas por la empresa Gamsur a sus acreedores, hasta la concurrencia de la suma de pesos 2.500.000 con el objetivo de solucionar conflictos que pudieran existir en la referida empresa con motivo de la prestación de servicios en la ciudad de Río Tercero y Río Cuarto”.

Junto con el proyecto llegó al Concejo una carta en la que Hugo Díaz pide los 2,5 millones de pesos. Allí hace hincapié -más allá de que la mixta debe pagar indemnizaciones para quedarse sin empleados en Río Cuarto- en la situación que se vive en Río Tercero.

“La sociedad que represento ha dejado de prestar el servicio de recolección de residuos en la localidad de Río Tercero (en virtud de que ha vencido el término del contrato oportunamente suscripto, como así también la prórroga estipulada), siendo necesario a los fines de evitar la conflictividad social con los trabajadores de dicha empresa, abonar las indemnizaciones que corresponden por ley y cuyo acuerdo se encuentra tramitando por ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Córdoba”, dice la carta enviada por el presidente del directorio.

Díaz, que anticipa que a la brevedad el directorio de la mixta dejará de cobrar sueldos, indicó que también deberán pagarse las indemnizaciones en Río Cuarto.

En un tramo de la carta, el titular del directorio señala que pagará los aportes sindicales adeudados con la entrega de un inmueble que posee la mixta en Olavarría, donde prestó servicios hasta el año pasado. Sin embargo, como ese edificio está embargado, Díaz le pide al Municipio que levante las deudas que impiden realizar la operación. “En consecuencia se le solicita a la Municipalidad que colabore con el pago de las deudas de carácter laboral, previsional, laboral y/o de otros tipos con vinculación a las nombradas que posee Gamsur con sus acreedores. Es de resaltar que el presente pedido se efectúa en cáracter de urgente y teniendo en cuenta la imposibilidad de Gamsur de solventar los rubros adeudados en tiempo y forma, lo que importaría un grave conflicto social atento a la situación de numerosas familias que deben percibir los rubros indemnizatorios que se adeudan luego de las extinciones de las relaciones laborales antes referidas”, dice la nota de Díaz.

Como parte de pago al aporte que hará el Municipio, Gamsur le cederá durante diez años una serie de vehículos que ya no usará.

La Municipalidad de Río Cuarto tiene el 93 por ciento de las acciones de la mixta. El proyecto para inyectarle fondos es un capítulo más de la larga cadena de desembolsos que ha tenido que hacer desde 2009.