Portada > Regionales > Nota > 17/07/2012
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Moldes: sigue la polémica sobre la ley de agroquímicos

Coronel Moldes.- La polémica sigue en esta ciudad en torno de la ley de agroquímicos y ahora el ingeniero agrónomo, Enrique Etchechoury, respondió al viceintendente Marcelo Matteoda, quien lo acusó de mentir en su planteamiento relacionado a algunos aspectos de la ordenanza que impulsa el Ejecutivo para adherir a la reglamentación.

“Yo no digo que los concejales defiendan intereses personales; sí lo hace la ordenanza impulsada por el Ejecutivo local”. Su postura la ampara en el artículo 7, plano del anexo 2, donde se marcan las zonas para depósitos de agroquímicos, entre las cuales se encuentra su propiedad.

“ Cuando le cuestiono sobre los criterios y fundamentos para elegir estas zonas, el vice intendente adujo que era por los vientos predominantes, en mi caso el viento norte. No tuvo en cuenta el viento sur, que va directo a la población. Yo le manifiesto que en la zona oeste, hay también quintas desocupadas y sin producciones establecidas e inscriptas, como la mía (apicultura desde el año 1999 y en cuanto a la plantación de nogales, ya tiene 2 años de implantada)”.

Y agrega el ingeniero que en la zona oeste no hay riesgo por los vientos predominantes, al tiempo que reitera que el propio viceintendente dijo que en ese sector hay lotes propiedad del intendente “O como dijo en televisión, “de su familia” que para el caso, es lo mismo, delante de los presentes en la reunión en comisión”.

Reiteró Etchechoury que los ediles no deben sentirse ofendidos ya que “reclamo sobre una ordenanza que parte del ejecutivo local, y por supuesto que es un reclamo particular porque estoy en mi derecho como ciudadano de hacerlo”.

Con respecto a sus declaraciones referidas a que el proyecto es discriminatorio y que fue refutado por el edil Matteoda, este vecino explicó: “Basándome en lo que dijo el vice intendente en su nota que el Ejecutivo hace más de un año que estudia el tema y que se estaban consultando a los sectores afectados; a mí, en todo ese tiempo, nunca me consultaron como ciudadano afectado. Y en el artículo 7 de dicha sectorización, quedaba fuera de la zona de resguardo ambiental un aeroaplicador y no los otros dos que se encontraban en la reunión. Por eso expresé que era discriminatorio”.

Límites y riesgos


Otro aspecto en discusión refiere a los límites de aplicación, sobre lo cual el ingeniero señaló que hay una mala interpretación del intendente al mencionar los 100 metros desde una casa hasta el límite de resguardo ambiental: “Insisto en que bajo ciertas condiciones de aplicación es una distancia insuficiente, por ejemplo, en los Barrios Jardín y Malvinas, sino se hacen controles y se pulveriza con viento predominante del norte, esa distancia sería sobrepasada”. Y sobre la distancia en la que se pueden esparcir los productos puede varias de “3 a 5 kilómetros en caso de algunos pesticidas y con ciertas condiciones como por ejemplo una situación de inversión térmica”.

El descargo de Etchechoury, se explaya luego sobre el riesgo de mala aplicación de productos y el riesgo que ello conlleva, además de la necesidad de controles. Al tiempo que aclara que no es ahora cuando reclama sobre esta temática sino que hace años vienen advirtiendo sobre otras situaciones, y a diversas gestiones comunales sin obtener respuesta alguna.

“Lo que yo quiero es que se hagan bien las cosas, con sentido común y en beneficio de todos. Y cualquiera sea el gobierno de turno, seguiría defendiendo mis derechos y denunciando lo que afecte al bienestar poblacional”, sentenció.

Por último replicó los dichos de Matteoda señalando: “Yo no miento, sí defiendo mis intereses particulares que no perjudican ni afectan a los demás y lo hago en mi pleno derecho de ciudadano, el cual lo votó y paga sus impuestos. Usted cobra su sueldo para trabajar para la comuna de la cual soy parte; como todas las personas, desde la más humilde hasta la que más posee. Y usted tiene la obligación de escucharnos sin derecho a desacreditar a nadie públicamente diciendo que es un mentiroso”.