Portada > Locales > Nota > 02/07/2012
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Juicio por las fumigaciones en Córdoba

Ahora, los productores intentan culpar al Estado por falta de control

Para Sofía Gatica, emblema de Madres de Ituzaingó, la defensa de los agricultores y del aviador imputados en la causa busca desviar la responsabilidad hacia el Gobierno provincial y el Municipio cordobés. La sentencia del juicio se conocería en agosto

Ituzaingó Anexo, el barrio cordobés que se convirtió en insignia de la lucha contra la contaminación, aguarda con gran expectativa que se resuelva el juicio por fumigaciones presuntamente ilegales en 2004 y 2008. Los Tribunales II de la capital provincial juzgan la eventual violación a las leyes de residuos peligrosos y de agroquímicos. El proceso, primero en su tipo en Argentina, entró en receso tras un arduo debate: mientras se amplió la acusación contra uno de los productores imputados, hubo también algunas contradicciones entre los testimonios de los vecinos del barrio.

En entrevista con este diario, Sofía Gatica, cabeza y emblema de las Madres de Ituzaingó, aseguró que la estrategia de la defensa es desviar la responsabilidad de los acusados -los productores sojeros Francisco Parra y Jorge Gabrielli, y el aeroaplicador Edgardo Pancello- a los estados provincial y municipal. Además, habló de “compra de testigos” en el marco del juicio y de las pocas chances que, cree, hay de que condenen a los agricultores. La sentencia se conocería los primeros días de agosto.

-¿Cómo ve el desarrollo del juicio hasta ahora?

-Los abogados de los sojeros son muy astutos. A todos los testigos que se presentaron los han tratado de confundir. Los hacen saltar de una fecha a otra, y la gente no se acuerda de todo, porque ha pasado mucho tiempo. Además, tenemos pruebas de que los agroquímicos han afectado a la gente, y le han dañado la salud. Por otro lado, estamos probando que el señor Parra fumigó siempre, no una o dos veces. Y sabiendo muy bien lo que hacía. Por eso, ahora se lo considera co-autor (de violar las leyes de residuos peligrosos y de agroquímicos). Él sabía que no se podía fumigar.

-Dicen que los testimonios de los vecinos fueron contradictorios.

-Esas contradicciones no fueron porque sí. Uno de los vecinos, Víctor Hugo Castaño, hizo una denuncia conmigo en el año 2004, y cuando en el juicio le preguntan si él había estado, dijo que no me conocía. Que jamás había visto una avioneta fumigar, siendo que vive al frente de mi casa.

-¿Por qué cree que declaró de esta forma?

-Yo pienso que a él le pusieron plata para que dé ese testimonio: él me conoce bien a mí, porque viviamos a 4 casas de distancia. Pero desconoció todo.

-En la causa también fue convocado el investigador Andrés Carrasco, ¿cuál fue su aporte?

-La duda que nosotros teníamos era que, a los dos años de que le hacen la muestra de sangre a los chicos, le vuelven a tomar y les da menos presencia de agroquímicos. El tribunal le preguntó cómo es posible que si en 2005 estaban contaminados, en 2007 ya no tenían nada. El doctor explicó que los agroquímicos van desapareciendo de la sangre con el tiempo. Sin embargo, dijo con certeza que los agroquímicos pasan a alojarse en los tejidos o en la grasa. Los abogados de la defensa no pudieron refutarlo.

La estrategia de la defensa

-¿Cuál es la estrategia de la defensa, por lo que observó?

-Tienen una sola finalidad: demostrar que las personas que están imputadas no son las culpables. Vemos que quieren hacer responsable al Estado.

-¿A qué Estado?

-Al Estado provincial y municipal. A cada uno de los testigos los han ido llevando a hablar sobre la responsabilidad del Estado. A uno de los testigos, que contó que piensa mudarse del barrio porque su mujer murió y sus hijos están contaminados, Hairabedián (abogado del productor Francisco Parra) le preguntó: “¿Quién cree que le tendría que dar esa solución?”. A lo que el vecino dijo que el que debe dar respuesta es el Gobierno. Quieren hacer que el responsable sea el Estado y no los acusados.

-¿Y usted qué piensa de la responsabilidad del Estado?

-Que es responsable. Pero estos señores que han violado las ordenanzas son los principales responsables. Aparte de los tres imputados, acá falta gente de sentarse en el banquillo. El ex secretario de salud, Roberto Chuit; el señor Batiste, de Agricultura; y mucha gente que trató de ocultar la problemática.

-¿Van a poder demostrar las fumigaciones ilegales en Ituzaingó Anexo y que eso provocó las enfermedades en el barrio?

-Lo vamos a poder demostrar. Pero lo que no vamos a poder hacer es que el tribunal le dé una condena a los responsables. O en todo caso, le van a dar la pena más baja que puedan, porque acá hay intereses económicos muy grandes. Creo que no va a ser tan fácil. Sin embargo, creo que va a ser un antecedente para todo el país. Pero dejarán de enfermarnos y matarnos de a poco. Hay muchas otras ciudades que están como nosotros o peor.

-¿Cómo sigue el juicio?

-Después de la feria, siguen más testigos, alegatos y sentencia. Más allá de que la sentencia sea favorable o no, nosotros vamos a buscar instancias internacionales.

-¿A qué se refiere?

-Sabemos que existe un tribunal en los Estados Unidos donde protegen la salud de la gente, y donde podemos reclamar. Lo vamos a hacer porque queremos que nos defiendan nuestra salud y nuestra vida. No puede ser que nuestra Justicia tenga miedo.


Leonardo Brochero