Portada > Espectáculos > Nota > 28/06/2012
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

El cine que veremos

Em­pie­za la ava­lan­cha de las va­ca­cio­nes de in­vier­no con un gran lan­za­mien­to, en si­mul­tá­neo con to­do el país, que se ex­hi­be en for­ma­tos 3D y 2D y en los dos com­ple­jos de sa­las co­mer­cia­les. En ese cir­cui­to hay tan só­lo otro es­tre­no, una co­me­dia de pro­duc­ción na­cio­nal, y las po­si­bi­li­da­des de di­ver­si­fi­ca­ción vie­nen del la­do de los cir­cui­tos al­ter­na­ti­vos.

“La era de hielo 4”

Tras el des­hie­lo y los di­no­sau­rios, Scrat si­gue per­si­guien­do la be­llo­ta y en es­ta oca­sión las con­se­cuen­cias se tra­du­cen en un ca­ta­clis­mo con­ti­nen­tal: la be­llo­ta ha­ce que una mon­ta­ña se ha­ga pe­da­zos y se ori­gi­ne una sa­cu­di­da geo­ló­gi­ca que for­ma­rá los sie­te con­ti­nen­tes. Manny, Die­go y Sid que­dan ais­la­dos del res­to de la ma­na­da y a la de­ri­va, se­pa­ra­dos de sus se­res que­ri­dos y a mer­ced de pi­ra­tas ma­ri­nos que obs­ta­cu­li­za­rán su vuel­ta a ca­sa.
Gran ex­pec­ta­ti­va en la ciu­dad por el lan­za­mien­to de “Ice Age 4: la for­ma­ción de los con­ti­nen­tes”, nue­va se­cue­la de una de las sa­gas de ani­ma­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca más exi­to­sas, la am­bien­ta­da en la pre­his­to­ria que Fox Ani­ma­tion ini­cia­ra en 2002 con no­ta­ble éxi­to.
Diez años y mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res pa­sa­ron des­de aque­lla pri­me­ra en­tre­ga que le cos­tó 59 mi­llo­nes de dó­la­res a la com­pa­ñía, pe­ro re­cau­dó un to­tal de 378 mi­llo­nes en to­do el mun­do, ge­ne­ran­do una con­ti­nui­dad que du­ra has­ta hoy.
Su­ce­si­va­men­te apa­re­cie­ron “Ice Age 2: el des­hie­lo” (2006, con un pre­su­pues­to de 80 mi­llo­nes y que re­cau­dó 624 mi­llo­nes a ni­vel glo­bal) y “Ice Age 3: el ori­gen de los di­no­sau­rios” (2009, ya en 3D, que cos­tó 90 mi­llo­nes y re­cau­dó 888 mi­llo­nes).
La fran­qui­cia go­za­ba de ple­na sa­lud y una cuar­ta en­tre­ga era só­lo cues­tión de tiem­po. Aquí es­tá, tres años des­pués, con los mis­mos pro­ta­go­nis­tas, el mis­mo es­pí­ri­tu y has­ta una con­ti­nui­dad del gag de la be­llo­ta y la ar­di­lla Scrat, con con­se­cuen­cias glo­ba­les.
En es­ta oca­sión, los en­car­ga­dos de eje­cu­tar di­cha fór­mu­la son Ste­ve Mar­ti­no y Mi­ke Thur­meier, di­rec­to­res tam­bién de la an­te­rior y un tán­dem con ex­pe­rien­cia en la ani­ma­ción en tí­tu­los co­mo “Ro­bots”, “Hor­ton”.
Di­cen so­bre lo que su­po­ne ha­ber ido más allá en la ex­plo­ra­ción del 3D en es­te nue­vo ca­pí­tu­lo: «Cuan­do Manny, Die­go y Sid se de­jan lle­var por unas olas gi­gan­tes du­ran­te una tor­men­ta, el 3D nos per­mi­te si­tuar al pú­bli­co en las olas jun­to a los per­so­na­jes y lo­grar que los es­pec­ta­do­res sien­tan que for­man par­te de la ac­ción».
Y ase­gu­ran que eso con­tri­bu­ye a la evo­lu­ción de los es­ce­na­rios: «Con ca­da nue­va pe­lí­cu­la de 'Ice Age', da­mos gran­des pa­sos ade­lan­te si­tuan­do a nues­tros per­so­na­jes en am­bien­tes más am­plios, más ela­bo­ra­dos y más emo­cio­nan­tes».
En su ver­sión ori­gi­nal, re­pi­ten las vo­ces de Ch­ris Wed­ge (Scrat), De­nis Leary (Die­go), Ray Ro­ma­no (Manny), John Le­gui­za­mo (Sid), Queen La­ti­fah (Ellie) y Josh Peck (Ed­die) y se in­cor­po­ran otras fi­gu­ras que ha­cen su apor­te des­de el off pa­ra en­ri­que­cer el na­tu­ral atrac­ti­vo del film.
Jen­ni­fer Ló­pez es una ti­gre­sa de dien­tes de sa­ble; Nick Frost, un ge­la­ti­no­so ele­fan­te ma­ri­no de 2.000 ki­los; Alain Cha­bat, una aris­to­crá­ti­ca ga­vio­ta fran­ce­sa; Re­bel Wil­son, una enor­me can­gu­ra pre­his­tó­ri­ca; Azis An­sa­ri, un co­ne­jo con com­ple­jo de Na­po­león, y Pe­ter Din­kla­ge, el oran­gu­tán pi­ra­ta Gutt.
Uno de los gran­des re­tos de la pro­duc­ción de “Ice Age 4: la for­ma­ción de los con­ti­nen­tes” fue di­se­ñar el ca­ta­clis­mo con­ti­nen­tal. Los de­sas­tres na­tu­ra­les in­cluían una gran tor­men­ta y una pa­red de acan­ti­la­do de 250 me­tros que se les echa en­ci­ma a los pro­ta­go­nis­tas.
Pa­ra el océa­no se em­plea­ron nue­vas tec­no­lo­gías, al igual que en al­gu­nas es­ce­nas te­rres­tres, co­mo la de la ca­ver­na don­de los ár­bo­les cuel­gan del te­cho. Y se es­co­gió ro­dar con la re­la­ción de as­pec­to 2:35:1 pa­ra que los per­so­na­jes se vie­ran em­pe­que­ñe­ci­dos den­tro del pai­sa­je.

“Fuera de juego”

El di­rec­tor Da­vid Mar­qués es el res­pon­sa­ble de es­te film que cuen­ta la his­to­ria de Die­go (Die­go Pe­ret­ti), un gi­ne­có­lo­go que ha cre­ci­do des­pre­cian­do y ca­si odian­do el fut­bol y se ve me­ti­do en uno de los tan­tos ne­go­cios que lo ca­rac­te­ri­zan en es­ta épo­ca.
Su­ce­de que un tío su­yo (Ri­car­do Da­rín), un so­li­ta­rio del que po­co sa­be pe­ro al que vi­si­ta cuan­do su­fre un in­far­to, le con­fie­sa que es el re­pre­sen­tan­te de un ju­ga­dor que tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de fi­char por el Real Ma­drid y que hay otro in­ter­me­dia­rio que se lo quie­re arre­ba­tar.
Por eso, cuan­do Gus­ta­vo-Cé­sar (Chi­no Da­rín) es­tá a pun­to de em­bar­car ha­cia Es­pa­ña pa­ra fi­ni­qui­tar la ope­ra­ción y apa­re­ce el ne­go­cia­dor es­pa­ñol   (Fer­nan­do Te­je­ro), de­ci­de in­ter­ve­nir en un mun­do que des­co­no­ce. Lo abor­da di­cién­do­le que tam­bién tie­ne de­re­chos so­bre su pa­se.
La apa­ri­ción de la fi­gu­ra fe­me­ni­na con la in­si­nua­ción de un asun­to amo­ro­so a tra­vés de la pre­sen­cia de un per­so­na­je al que da vi­da Ca­ro­li­na Pe­le­rit­ti y ca­meos de fut­bo­lis­tas co­mo Iker Ca­si­llas y ex fut­bo­lis­tas co­mo Mar­tín Pa­ler­mo com­ple­tan el elen­co.

“Waltz con
Ba­sir”

Hoy a las 21 ho­ras en el Tea­tri­no y den­tro del ci­clo del Ci­ne Club Tra­pa­lan­da, se ex­hi­be es­te film del is­rae­lí Ari Fol­man, un do­cu­men­tal ani­ma­do so­bre la ma­tan­za de re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos en Sa­bra y Cha­ti­la (Lí­ba­no) su­ce­di­da en 1982.
Una no­che, en un bar, un vie­jo ami­go cuen­ta a un di­rec­tor de ci­ne, per­so­ni­fi­ca­do por el pro­pio Ari Fol­man, que asu­me el rol en pri­me­ra per­so­na, que tie­ne una pe­sa­di­lla re­cu­rren­te en la que le per­si­guen 26 pe­rros, siem­pre 26.
Los dos hom­bres lle­gan a la con­clu­sión de que tie­ne que ver con una mi­sión que rea­li­za­ron pa­ra el ejér­ci­to is­rae­lí du­ran­te la pri­me­ra gue­rra con el Lí­ba­no a prin­ci­pios de los ‘80.
Ari se sor­pren­de an­te el he­cho de que no re­cuer­de na­da de ese pe­rio­do de su vi­da. In­tri­ga­do, de­ci­de ver y ha­blar con vie­jos ami­gos y an­ti­guos com­pa­ñe­ros dis­per­sa­dos por el mun­do.
Ne­ce­si­ta sa­ber la ver­dad acer­ca de ese pe­rio­do y de sí mis­mo y es­car­ba ca­da vez más y sus re­cuer­dos em­pie­zan a rea­pa­re­cer me­dian­te imá­ge­nes su­rrea­lis­tas, que lo re­mi­ten a otro de los  gran­des ge­no­ci­dios de la his­to­ria cer­ca­na.
Aun­que pa­re­ce­ría que la ani­ma­ción se­ría in­com­pa­ti­ble con cual­quier obra de ti­po do­cu­men­tal, “Vals con Bas­hir” con­si­gue com­pa­ti­bi­li­zar­los y se eri­ge co­mo una obra prác­ti­ca­men­te úni­ca en su gé­ne­ro.
Se­lec­cio­na­da por Is­rael co­mo can­di­da­ta al Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la de ha­bla no in­gle­sa, su tí­tu­lo que ha­ce re­fe­ren­cia a un sol­da­do is­rae­lí que co­mien­za a dis­pa­rar in­dis­cri­mi­na­da­men­te ha­cia unas pa­re­des lle­nas de pós­teres del pri­mer mi­nis­tro del Lí­ba­no ase­si­na­do en 1982.

“Tommy”

La pro­gra­ma­ción del fin de se­ma­na de las Edu­sa­las  abre con la ex­hi­bi­ción de es­te film de Ken Rus­sell, adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de la ópe­ra rock ho­mó­ni­ma del gru­po The Who ho­mó­ni­ma, rea­li­za­da en 1975.
Ade­más de la ban­da -Pe­te Towns­hend, John Ent­wis­tle, Ro­ger Dal­trey (Tommy) y Keith Moon,- par­ti­ci­pan en al­gu­nos nú­me­ros mu­si­ca­les Ti­na Tur­ner (La Rei­na Áci­da), El­ton John (Pin­ball Wi­zard) y Eric Clap­ton (El Pre­di­ca­dor) y los ac­to­res Jack Ni­chol­son, Ann Mar­gret, Oli­ver Reed y Ro­bert Po­well.
“Tommy” no tie­ne diá­lo­gos, to­das las fra­ses pro­nun­cia­das son can­ta­das, cuan­do no hay diá­lo­go se oye mú­si­ca de fon­do, real­men­te pa­re­ce un vi­deoclip de dos ho­ras de du­ra­ción, su es­té­ti­ca y la for­ma de con­tar la his­to­ria no son na­da con­ven­cio­na­les, al pun­to que Daltry sos­tie­ne que fue pre­cur­so­ra de la MTV.
Es la his­to­ria de un ni­ño que que­da cie­go, sor­do y mu­do co­mo con­se­cuen­cia del trau­ma su­fri­do al con­tem­plar el ase­si­na­to de su pa­dre,  quien re­gre­sa sor­pre­si­va­men­te del fren­te de la 1ª Gue­rra Mun­dial, a ma­nos del aman­te de su ma­dre.
Tommy, que ade­más es au­tis­ta, su­fri­rá una ni­ñez di­fí­cil y lle­na de pe­nu­rias, mien­tras que su ma­dre se sien­te cul­pa­ble e in­ten­ta cu­rar­lo por to­dos los mo­dos po­si­bles. Lo lle­va a una ex­tra­ña Igle­sia don­de hay un pre­di­ca­dor que ve­ne­ra a Ma­rilyn Mon­roe y des­pués lo en­fren­ta a “La rei­na del áci­do” has­ta ter­mi­nar con­ver­ti­da en es­tre­lla mun­dial del pin­ball y en ído­lo de ma­sas.