Portada > Policiales > Nota > 08/06/2012
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Tragedia por el frío en una humilde casa

Un hombre murió carbonizado al caerse encima de un brasero

Podría haberse desvanecido al inhalar monóxido de carbono y luego terminó quemado al precipitarse sobre el elemento que estaba utilizando precariamente para calefaccionarse y mitigar la temperatura

Un hom­bre fue ha­lla­do car­bo­ni­za­do ayer, en ho­ras del me­dio­día, en una pre­ca­ria vi­vien­da del oes­te de la ciu­dad.

El hom­bre, de 48 años, fue ha­lla­do por su ma­dre, cuan­do fue a ver­lo pa­ra lle­var­lo has­ta su ca­sa -cer­ca de allí- a comer al­go ca­lien­te, co­mo ha­cía dia­ria­men­te.

Las pri­me­ras hi­pó­te­sis in­di­can que el hom­bre se ca­yó so­bre un bra­se­ro y que al es­tar des­va­ne­ci­do no pu­do li­brar­se de las lla­mas.

El da­ño en su cuer­po fue to­tal des­de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba y no se ha­lló nin­gún sig­no de vio­len­cia que pu­die­ra ha­cer pen­sar en que otra per­so­na pu­do ha­ber­lo ata­ca­do. "Es­ta­ba que­ma­do en gran par­te de su cuer­po", afir­ma­ron fuen­tes po­li­cia­les.

Lo en­con­tró su ma­dre


El fa­lle­ci­do fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Al­ber­to Fran­cis­co Ba­rro­so (48) y fue en­con­tra­do en su ca­sa de Guar­dias Na­cio­na­les al 2600 por su ma­dre, que lle­gó al lu­gar mi­nu­tos an­tes de las 12.30 ho­ras.

La po­li­cía ex­pli­có que Ba­rro­so se en­con­tra­ba muer­to so­bre un bra­se­ro, en una pe­que­ña cons­truc­ción que uti­li­za­ba co­mo dor­mi­to­rio y co­ci­na.

Se pre­su­me que pu­do ha­berse des­com­pen­sa­do y caí­do so­bre el ele­men­to que usa­ba pa­ra ca­le­fac­cio­nar el lu­gar.

Ayer, en ho­ras de la tar­de, en la mor­gue del Hos­pi­tal San An­to­nio de Pa­dua el mé­di­co Ro­ber­to Ma­zzuc­che­lli efec­tuó la au­top­sia co­rres­pon­dien­te pa­ra de­ter­mi­nar có­mo y cuán­do se pro­du­jo el de­ce­so.

Por las pri­me­ras ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das se es­ti­ma que la muer­te se se habría pro­du­ci­do anteno­che.

La po­li­cía real­i­zó pe­ri­ta­jes en el lu­gar a los fi­nes de en­con­trar al­gún ele­men­to que pu­die­ra ex­pli­car el mo­ti­vo que provocó el ac­ci­den­te que ter­mi­nó con la vi­da de Barroso.

En una ha­bi­ta­ción cer­ca­na vi­ve uno de sus parientes, pe­ro no es­cu­chó na­da de lo que ocu­rría, se­gún di­je­ron a PUN­TAL los pro­pios fa­mi­lia­res del hom­bre fa­lle­ci­do a causa del gas y del fuego de las brasas.