Portada > Locales > Nota > 08/06/2012
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Derechos Humanos

Bahía Blanca: piden prisión perpetua para el represor riocuartense Méndez

La misma pena fue solicitada por una de las querellas contra otros 13 imputados. Fue en el marco de la causa que investiga los crímenes ocurridos en el área del 5º Cuerpo del Ejército durante la dictadura

En el mar­co de la cau­sa que se es­tá de­sa­rro­llan­do en Ba­hía Blan­ca por los crí­me­nes ocu­rri­dos du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar, una de las que­re­llas so­li­ci­tó una pe­na de pri­sión per­pe­tua pa­ra el re­pre­sor rio­cuar­ten­se Ma­rio Mén­dez, que es­tá sien­do juz­ga­do en es­te pro­ce­so. La mis­ma con­de­na so­li­ci­ta­ron pa­ra otros 13 im­pu­ta­dos.

Los abo­ga­dos que­re­llan­tes so­li­ci­ta­ron ayer pe­nas de pri­sión per­pe­tua con­tra 14 de los 17 im­pu­ta­dos en el mar­co del pri­mer jui­cio por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ocu­rri­dos en Ba­hía Blan­ca du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra.

La abo­ga­da Mir­ta Mán­ta­ras, de la Aso­cia­ción pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, jun­to con los le­tra­dos Wal­ter La­rrea y Die­go Czer­niecky, re­pre­sen­tan­tes de los fa­mi­lia­res y víc­ti­mas de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, ce­rra­ron el pri­mer tra­mo de los ale­ga­tos an­te el Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral 1 de Ba­hía Blan­ca. Las au­dien­cias se de­sa­rro­llan en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur (UNS) y con­ti­nua­rán la se­ma­na que vie­ne con los ale­ga­tos de la que­re­lla que in­te­gran los re­pre­sen­tan­tes de la Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos de la Na­ción.

Mán­ta­ras so­li­ci­tó pri­sión per­pe­tua con­tra 14 per­so­nas, en­tre las que se en­cuen­tran Mén­dez e in­te­gran­tes del Ejér­ci­to Ar­gen­ti­no y dos de la Po­li­cía Fe­de­ral. Ade­más, pi­dió 17 años de cár­cel pa­ra otro po­li­cía y 17 años y seis me­ses pa­ra in­te­gran­tes del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Bo­nae­ren­se.

Jun­to con la del rio­cuar­ten­se, la so­li­ci­tud de pe­na per­pe­tua fue pa­ra: Os­val­do Ber­nar­di­no Páez, Hu­go Jor­ge Del­me, Juan Ma­nuel Ba­yón, Jor­ge En­ri­que Man­sue­to Swend­sen, Jor­ge Aní­bal Mas­son, Hu­go Car­los Fan­to­ni, Wal­ter Bar­to­lo­mé Te­ja­da, Nor­ber­to Eduar­do Can­dal, Jor­ge Ho­ra­cio Gra­na­da y Car­los Al­ber­to Taf­fa­rel; y los ex po­li­cías Héc­tor Ar­tu­ro Gon­çal­ves, Vi­cen­te An­to­nio For­chet­ti y Héc­tor Jor­ge Abe­llei­ra.

La que­re­lla no só­lo pi­dió la pri­sión per­pe­tua, si­no tam­bién que los im­pu­ta­dos sean alo­ja­dos en cár­ce­les co­mu­nes.

El jui­cio por la cau­sa “Ba­yón”, que lle­va ca­si un año des­de su ini­cio, con­tem­pla los de­li­tos ocu­rri­dos en el área con­tro­la­da por el 5º Cuer­po del Ejér­ci­to, y tie­ne al rio­cuar­ten­se im­pu­ta­do por tres ho­mi­ci­dios, y se­cues­tros y tor­tu­ras a miem­bros de la es­cue­la ENET Nº1 de Ba­hía Blan­ca.

Ale­ga­tos de Mán­ta­ras


La le­tra­da in­di­có en sus ale­ga­tos que el Es­ta­do te­nía en la épo­ca los de­par­ta­men­tos de Per­so­nal, In­te­li­gen­cia, Ope­ra­cio­nes y Lo­gís­ti­ca. En el ca­so del de Per­so­nal (GI), des­de ene­ro del ‘77 has­ta 1981 es­tu­vo a car­go de Hu­go Fan­to­ni.

En el ale­ga­to se­ña­ló que el Plan de Ope­ra­cio­nes Nor­ma­les 2475 es­ta­ble­cía en­tre sus fun­cio­nes la de­ten­ción, re­gis­tro y ad­mi­nis­tra­ción de “de­lin­cuen­tes sub­ver­si­vos, ob­je­ti­vos cla­ra­men­te ubi­ca­dos den­tro de la re­pre­sión ile­gal”.

Lue­go agre­gó Mán­ta­ras: “El je­fe del Des­ta­ca­men­to 181 que dia­ria­men­te in­for­ma al GI so­bre los de­te­ni­dos en pro­ce­di­mien­tos, muer­tos y ele­men­tos se­cues­tra­dos. De­bían te­ner tam­bién una car­ta de si­tua­ción al día. Esa car­ta de si­tua­ción, di­jo Ca­tuz­zi en su de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria en la cau­sa 8/86, co­rres­pon­día al ma­yor Hu­go Del­me”.

En tan­to, sos­tu­vo que las de­ci­sio­nes so­bre el des­ti­no de las per­so­nas cau­ti­vas se to­ma­ban en “cón­cla­ves” de los que par­ti­ci­pa­ban ex­clu­si­va­men­te los ofi­cia­les su­pe­rio­res. In­di­có que el Des­ta­ca­men­to de In­te­li­gen­cia 181 se en­car­ga­ba de “la fi­ja­ción del blan­co, el se­gui­mien­to, la in­for­ma­ción de to­do lo que po­dría­mos lla­mar en bár­ba­ro len­gua­je ‘el es­pio­na­je de los su­pues­tos opo­nen­tes a las ideas de los te­rro­ris­tas de Es­ta­do’”.

Sos­tu­vo que a la in­for­ma­ción la en­via­ban al je­fe de in­te­li­gen­cia y al de per­so­nal, porque este último “es el que lle­va­ba el re­gis­tro es­cri­to de los en­fren­ta­mien­tos, de los muer­tos, de los se­cues­tra­dos y, por lo tan­to, no pue­de ale­gar des­co­no­ci­mien­to con re­la­ción a las víc­ti­mas que es­ta­mos bus­can­do, que son los ni­ños se­cues­tra­dos y los res­tos de los ase­si­na­dos di­rec­ta­men­te, de los que no se en­tre­ga­ron nun­ca sus cuer­pos y de los de­sa­pa­re­ci­dos”.

En el mar­co del jui­cio, Ma­rio Mén­dez fue apun­ta­do por va­rios tes­ti­gos co­mo uno de los res­pon­sa­bles de los se­cues­tros y las tor­tu­ras en Ba­hía Blan­ca, en es­pe­cial en el ca­so de los es­tu­dian­tes de la ENET. Ade­más, in­di­ca­ron que era el res­pon­sa­ble de los ase­si­na­tos en la ca­lle Fitz Roy, lo que lo obli­gó a rea­li­zar un ca­reo en una au­dien­cia con un ex co­lim­ba que ofi­cia­ba de cho­fer durante la dic­ta­du­ra.

La le­tra­da sos­tu­vo que el De­par­ta­men­to II de In­te­li­gen­cia tra­ba­ja­ba con per­so­nal téc­ni­co es­pe­cia­li­za­do y re­cor­dó lo que se­ña­ló un miem­bro de ese gru­po que tam­bién in­te­gra­ron Mén­dez, Mas­son, So­sa y Ca­se­la, en­tre otros, y que par­ti­ci­pa­ron de los pro­ce­di­mien­tos “por­que eran aque­llos que se po­dían mi­me­ti­zar con los jó­ve­nes y que nos cos­tó real­men­te bas­tan­te po­der iden­ti­fi­car­los por­que usa­ban apo­dos, por­que es­ta­ban es­con­di­dos y sus víc­ti­mas ta­bi­ca­das en el cen­tro clan­des­ti­no”.