Portada > Locales > Nota > 22/09/2008
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

Entrevista a monseñor Martín: “Todo lo que se haga en favor de limitar las slots es bienvenido”

En diálogo con PUNTAL pidió a los empresarios del juego que no se dejen llevar por la codicia. Habló también sobre la necesidad de recuperar la política para la gente, la exclusión social y la drogadicción.

A dos días de la audiencia pública que se hará en el Concejo Deliberante, el obispo Eduardo Martín se pronunció a favor de limitar las slots para combatir la adicción al juego en la ciudad. “Todo lo que se haga en ese sentido es bienvenido”, dijo.

Monseñor Martín participa del Primer Encuentro Repensando la Política que concluye hoy en La Cumbre. En diálogo con PUNTAL habló sobre la necesidad de revalorizar la política, la relación entre el Gobierno y la Iglesia, la exclusión social, los jóvenes y la droga y el conflicto por el boom de la construcción.

-¿Por qué el encuentro organizado por la Comisión Nacional de Pastoral Social se llama Repensando la Política?
-La Iglesia considera que la política es una de las actividades más nobles del hombre en cuanto que tiene como objeto el bien común. Quien participa en la vida de la política y ejerce cargos electivos está llamado a velar por el bien de toda la sociedad. Pero nosotros asistimos a una devaluación de la actividad política, un desencanto de la sociedad con ella. Por eso es algo que tiene que interesar.

-¿La intención es reconciliar la política con la sociedad?
-Es un encuentro abierto a todos para fomentar ese compromiso con la realidad del bien común. Por eso hablamos de rehabilitar la política. En esto la Iglesia tiene mucho que aportar.

-¿Cuáles son las líneas directrices de la Iglesia en este tema?
-La primacía de la persona humana. Toda política tiene que estar al servicio del hombre. Y buscar afianzar a los más débiles como los que están en el seno materno, los ancianos o los que no tienen trabajo.

-Hablando de política: ¿cómo están las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia?
-Son relaciones institucionales, de respeto. Evidentemente no siempre coincidiendo con todas las posturas que se toman. Pero se hacen aportes como por ejemplo en materia de la futura ley de radiodifusión o presentando un proyecto de ley sobre el tema de la drogadicción.

-¿Cómo ve el país después del conflicto con el campo?
-La realidad invita a una mayor austeridad en las administraciones. Porque las condiciones hoy no son tan favorables como eran antes. Por ejemplo se ha sembrado menos y han bajado los precios y eso va a significar menores ingresos para el Estado. No estamos en tiempos de tirar manteca al techo.

-La Iglesia ha remarcado últimamente que ha aumentado la exclusión social.
-Ciertamente el estudio que ha hecho la Universidad Católica Argentina sobre la deuda social nos habla justamente que en estos últimos cuatro años ha habido un aumento del consumo pero no del desarrollo. Además, en educación, de 1999 a esta parte hemos bajado del segundo al séptimo lugar en América Latina. También ha aumentado la mortalidad infantil y el trabajo en negro.

-En Río Cuarto, el 60% de los adolescentes comienza a consumir alcohol antes de los 13 años y el 10% fuma marihuana con frecuencia. ¿Qué reflexión le merece?
-El alcohol y la droga terminan anulando y destruyendo a la persona. Es una problemática que crece cada vez más y en la que hay que buscar cuáles son las causas profundas. Creo que frente a un mundo que no ofrece un ideal de vida los jóvenes canalizan esas energías a través de la droga, la violencia y el libertinaje sexual. Por eso, el gran desafío que tiene la Iglesia hoy el misionero. Es decir, volver a proponer que el ideal que satisface el corazón humano es Cristo. Nosotros tenemos una cantidad de obras en el país para atender esta problemática.

-Hay otra problemática en la ciudad que es la ludopatía. Y esto ha generado un debate en torno de las slots a tal punto que este martes habrá una audiencia pública para profundizar en el tema. ¿Cuál es su opinión al respecto?
-Cuando el juego genera una esclavitud, entonces produce un gran daño no sólo a la personas sino también a la familia y al conjunto de la sociedad. Por eso, las autoridades que tienen como fin velar por el bien común todo lo que hagan en favor de limitar horarios o de desalentar el ejercicio adictivo de esto es bienvenido. Hay que resguardar a las personas de las fragilidades que la naturaleza humana tiene. Y buscar las formas de que se eviten estas adicciones y sus consecuencias. Hay que legislar para impedir que las personas destruyan su vida.

-¿Qué les diría a los empresarios que tienen otra visión de esto?
-Que no hay que dejarse llevar por la codicia. Quien pone su esperanza en las riquezas está muerto. En todo hay que ser medido. La ambición desmedida termina matando.

-¿Cuál es su postura respecto del conflicto entre las constructoras y los vecinos a raíz del boom de la construcción?
-En ese caso, el Estado tiene que legislar para que los derechos de todos sean respetados. En ese sentido, tiene que haber una legislación adecuada. Mi derecho termina donde comienza el del otro. Entonces si por mi acción estoy perjudicando al otro hay que buscar una norma que regule sabiamente el legítimo derecho de quien quiere progresar  y también el de los damnificados. Pensaba, por ejemplo, que a partir de ahora si hay que hacer un edificio que sea rodeado de un parque para que no perjudique la propiedad de otro. Hay que buscar ese justo equilibrio y para eso están los concejales.

-Trascendió que durante su encuentro con el intendente Juan Jure trataron temas sociales. ¿Acordaron trabajar en forma conjunta?
-Conversamos sobre el interés del Municipio de trabajar con Cáritas por el tema de las viviendas. Ahora se va a implementar una nueva etapa. El plan consiste en que el gobierno nacional da un crédito, Cáritas nuclea a la gente y el Municipio aporta el terreno. Esto es parte de una cooperación entre ambas instituciones. Quedamos en tener un contacto periódico.

Marcelo Irastorza
mirastorza@puntal.com.ar