fútbol - argentino b

Un final previsible

El "celeste" no pudo dar el golpe en Lincoln, perdió 2 a 0 ante El Linqueño, y no logró la clasificación para la próxima etapa. Terminó último en su zona con tan sólo cuatro puntos.

Lincoln (enviado especial).- La parada se le presentaba por demás difícil. No sólo que tenía ganar sino que además esperar de otros resultados. No cumplió con su parte y por ende se quedó sin lograr el segundo objetivo que se había planteado para esta temporada.


El Linqueño fue muy oportuno, pegó en los momentos justos y se quedó con una victoria que en el balance general del partido fue justa, aunque en la primera etapa Estudiantes tuvo las suyas pero no las capitalizó.


Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron por demás interesantes. Es que los dos equipos, con sistemas totalmente diferentes, salieron pensando en el arco de en frente y eso se vio reflejado en la gran tarea que tuvieron tanto Sebastián Portigliatti como José Mancinelli.


Los "celestes" se mostraron criteriosos en el traslado de la pelota, sobre todo en el mediocampo, eso es lo que buscó Cristian Domizi con tantos volantes de buen pie y lo logró.


Las llegadas por afuera, tanto de Gabriel Luna por la derecha como de Franco Chiaretta por la izquierda, fueron las armas de ataque que presentaron los riocuartenses. Y fueron efectivas porque los dos laterales esta vez estuvieron precisos con sus centros, pero faltó la puntada final de Alexis Zalazar, tal vez muy marcado.


Pero también es cierto que Estudiantes probó desde afuera y no tuvo puntería. Andrés Aimar estrelló un tiro en el palo y Guillermo Puñet le pasó cerca al arco en dos oportunidades.


Por su parte, El Linqueño inclinó su juego por la derecha con Francisco Cruz y Luciano Millares. Éste último más de punta que de mediocampista.


Los dueños de casa también tuvieron sus chances que fueron interceptadas por un muy seguro José Mancinelli.


Cuando todo parecía que iba a terminar en cero, los bonaerenses llegaron a la apertura del marcador a los 38\'. Gran habilitación de Nahuel Velázquez -ingresó por el lesionado Bruno Verón- por el medio salteando líneas para que Luciano Millares picara. El "10" ganó en velocidad y quedó mano a mano con José Mancinelli y lo sentenció con un fuerte remate.


El dueño de casa se fue al descanso con la ventaja a su favor, la que dio la sensación que no era merecedor.


Todo lo bueno que había realizado el equipo de Cristian Domizi en la etapa inicial se desvaneció en el complemento.


Es que salieron mejor parados los dirigidos por Sergio Busciglio y con la misma fórmula con la que lograron abrir el marcador lo ampliaron a los 10\', pero esta vez a través de Emanuel Barbosa.


De allí en adelante, sobre todo en los quince minutos siguientes al 0 a 2, los "celestes" con mucha vergüenza deportiva fueron por el descuento, y tuvieron sus chances pero otra vez no pudieron vulnerar al muy seguro Sebastián Portigliatti.


Ni la inclusión de otro delantero, Luis Di Santo, fue la solución para al menos conseguir el descuento.


Pero también es cierto que el local, aprovechando la pegada de Luciano Millares y de Juan Tallarico, pudo haber aumentado la diferencia.


En definitiva El Linqueño fue contundente y no desaprovechó las más claras que tuvo de contragolpe y se quedó con una victoria que le sirvió y de mucho, ya que, junto a Sportivo Las Parejas, clasificó para los play offs.


Darío Palacio