medio ambiente

Más de $ 31 millones en proyectos para erradicar los depósitos a cielo abierto

La Provincia apunta a soluciones regionales, pero de las tres plantas para el sur sólo la de Laboulaye está en marcha. Huinca y Moldes siguen esperando. Otros municipios obtuvieron recursos de la Nación y generan sus propias iniciativas. Aún así, en la región existe más de un centenar de depósitos sin tratamiento alguno

Más de 31 millones de pesos suman los distintos proyectos en danza en toda la región, a través de los cuales se procura terminar con el problema de los basurales a cielo abierto, aunque menos de la mitad está en marcha, el resto queda en anuncios que no logran concretarse.

De la iniciativa provincial de creación de los denominados “Planta de Tratamiento de Residuos Regionales”, en el sur cordobés sólo está funcionando el de Laboulaye, al que deberían llevar los desechos unas 10 poblaciones, pero sólo la ciudad cabecera está llevando al encapsulado, esperando que se incorporen en el futuro las demás comunidades. En el caso de la planta de Huinca Renancó, toda la infraestructura está terminada, pero aún no se puso en marcha; y por último, en Coronel Moldes nada se ha avanzado, debido a que no llegaron los recursos prometidos por la Provincia.

Sumado a lo invertido y previsto invertir en estas tres plantas, la cifra trepa a los 11 millones de pesos.

Por otro lado, el cuestionado vertedero de Cañada Grande, próximo a Santa Rosa de Calamuchita, sigue siendo tema de debate ya que ahora algunos de los municipios que preveían llevar su basura hasta este lugar, dan marcha atrás y generan sus propias iniciativas. Ello debido a la resistencia de un grupo de vecinos autoconvocados que consideran que el proyecto contaminará los cursos de agua de todo el cordón serrano. 

Es así que en los últimos días se conoció una resolución de la Justicia de Río Tercero que puso freno a la habilitación del vertedero haciendo lugar a un pedido de los vecinos. De alejarse Santa Rosa, Villa del Dique y otras comunidades de este proyecto regional, el vertedero de Cañada sólo recibiría la basura de pequeñas comunidades.

La inversión oficial en esta planta de Calamuchita es de 7 millones, pero según los autoconvocados ya se llevan gastados más de 16 millones, para lo cual han previsto elevar un pedido de informe a la Legislatura provincial.

Por otro lado, están aquellos municipios que han logrado el aporte de fondos de la Nación para generar sus propias plantas. Previa presentación de un proyecto, Alejandro y General Deheza lograron instalar sus propias plantas de tratamiento y pronto se sumarán Ucacha y Santa Rosa de Calamuchita.

Alejandro fue la primera localidad que se vio beneficiada con un aporte de 1,5 millón de pesos para generar su planta. En 2008 la puso en marcha, y hoy en sus instalaciones se hace reciclaje y tratamiento de residuos sólidos urbanos, reducidos a fardos compactados. Hoy el viejo basural fue erradicado y el terreno remediado.

General Deheza también recibió tres millones de pesos de la Nación, y puso en marcha en el mismo predio del viejo depósito la nueva planta. Llegan diariamente aquí 4.000 kilogramos de desechos que son procesados y compactados.

En tanto, Ucacha acordó con la Nación un aporte de 4,4 millones de pesos para instalar un sistema similar al dehecino; mientras que Santa Rosa de Calamuchita, hoy despegada del vertedero de Cañada Grande, debate en el seno del Concejo tomar los 4 millones ofrecidos también por el Gobierno nacional para ejecutar su propia planta.

En el caso de estas poblaciones, aún se convive con los basurales a cielo abierto y esto seguirá igual por varios meses más hasta que finalmente las obras se ejecuten.

Ucacha envía parte de los residuos a Río Cuarto, al enterramiento hoy a cargo de Cotreco. Semanalmente el Municipio realiza entre 10 y 12 viajes, que al mes implican erogaciones cercanas a los 20 mil pesos.

Los que esperan


En total son diez localidades las que aguardan por la construcción de una planta de tratamiento de residuos prometida bajo la gobernación del contador Juan Schiaretti para ser instalada en el predio del basural de Coronel Moldes, distante a unos cuatro o cinco kilómetros al norte de la ciudad.

Pero pasó el tiempo, el período de gobierno de Schiaretti culminó y de los cinco millones de pesos prometidos hasta el momento no hubo más noticias.

En este predio se iba a tratar y recuperar la basura de las localidades de Washington, Vicuña Mackenna, Achiras, Coronel Moldes, Bulnes, Sampacho, Suco, Chaján, San Basilio y Adelia María.

La inversión prometida por el Gobierno provincial fue de $ 5 millones de pesos para comenzar a operar a fines de 2011.

También esperan por un proyecto General Cabrera, Berrotarán, Alcira Gigena, Elena y la mayoría de las poblaciones ubicadas sobre la vera de la ruta 36 y 158 que no encuentran alternativa al problema de la basura.

En La Carlota, durante la gestión de Javier Pretto, se llevaron a cabo diversas iniciativas y programas con miras a eliminar el basural a cielo abierto y se lograron conseguir 300 mil pesos del Fondo Permanente de Obras Públicas de la Provincia.

Pero a la vista de lo que se observa en el lugar sólo se ejecutó un tinglado, se perimetró el terreno y se adquirieron algunas maquinarias para iniciar el tratamiento de la basura, pero todo quedó inconcluso.

Patricia Rossia
prossia@puntal.com.ar